Acapulco, Gro., sbado 5 diciembre, 2020

Desde Guerrero se debe impulsar una CONAGO 4T

Por: Carlos Álvarez Acevedo

El país está dividido, no hay duda de ello. La polarización impera y los liderazgos al más alto nivel no abonan a la reconciliación nacional que tanto urge a todos. Prueba de ello es que 17 de los 31 gobernadores y una jefa de Gobierno están enfrentados por el dinero, esa es la verdad, aunque los mandatarios estatales lo llamen amago a “romper el Pacto Federal”.

Por un lado están los 10 gobernadores de la llamada Alianza Federalista: Francisco Javier García Cabeza de Vaca (Tamaulipas); Jaime Rodríguez Calderón (Nuevo León); Miguel Riquelme Solís (Coahuila); José Rosas Aispuro (Durango); Silvano Aureoles Conejo (Michoacán); José Ignacio Peralta Sánchez (Colima); Enrique Alfaro Ramírez (Jalisco); Martín Orozco Sandoval (Aguascalientes); Javier Corral Jurado (Chihuahua); y, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo (Guanajuato).

Todos ellos gobernadores de los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), quienes a nivel federal se podrían unir a través de una plataforma que impulsan grandes empresarios, denominada Sí por México.

Ello a través de una supuesta “agenda civil” que habrán de impulsar, en su momento, desde el Congreso de la Unión, pero que en realidad tiene puesta la mira en el 2024, cuando el PRI, el PAN, el PRD y MC podrían tener un candidato común a la Presidencia de la República, para derrotar al personaje que vaya a intentar suceder a Andrés Manuel López Obrador.

Por el otro lado se encuentran los 7 mandatarios estatales afines a la llamada “Cuarta Transformación”: Jaime Bonilla Valdez (Baja California); Rutilio Cruz Escandón Cadenas (Chiapas); Cuauhtémoc Blanco Bravo (Morelos); Claudia Sheinbaum Pardo (Ciudad de México); Miguel Barbosa Huerta (Puebla); Adán Augusto López Hernández (Tabasco); y, Cuitláhuac García Jiménez (Veracruz).

Estos militan o fueron impulsados por los partidos Morena, Encuentro Social (PES) y del Trabajo (PT). Son minoría, además de que algunos de ellos no cuentan con la fortaleza necesaria, ya que tienen serios problemas de gobernabilidad y seguridad en sus respectivas entidades. Sin embargo, si hacemos prospectiva y analizamos las variables del futuro, este escenario podría cambiar tras el proceso electoral que viene.

Por ello es necesario que este grupo de gobernadores, más los que se sumen después de que salgan victoriosos en sus respectivas elecciones estatales, se unan en un proyecto común, en defensa de lo que ellos llaman “4T” y de su líder político López Obrador. Sólo así podrán sortear, con legítima voluntad popular expresada en las urnas, el fuerte embate de la Alianza Federalista.

Además, deben de terminar de demoler las ruinas que quedan de la Conferencia Nacional de Gobernadores o CONAGO, raquítica y obsoleta asociación que siempre se prestó a la simulación y a la lambisconería con el titular del Poder Ejecutivo Federal en turno, bajo la etiqueta de la civilidad política, pero que nunca defendió de fondo el federalismo y la soberanía de las entidades federativas.

Los gobernadores de Morena, PT y PES que ya están en funciones, pero también los que vendrán, deben, de forma necesaria y urgente, aliarse en una nueva Conferencia Nacional de Gobernadores de la Cuarta Transformación (CONAGO 4T), que estoy convencido desde Guerrero debe impulsar Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros o Félix Salgado Macedonio, los únicos dos personajes que realmente tienen posibilidades de ganar la gubernatura en esta entidad, donde, de concretarse, se prevé un buen futuro.

 

(@CarlosAlvarezMX)