Acapulko Tropikal

Homenaje a Pablo Sandoval Ramírez, el inevitable acto político de sus hijos.

Por Misael Habana de los Santos

De la marginalidad al centro.

Los espacios cerrados para la izquierda, incluso los de la Universidad Autónoma de Guerrero, como grandes alamedas se abrieron el sábado por la tarde, para reconocer a un guerrerense sobresaliente, luchador social y académico, unos de los miembros de la dinastía Sandoval, el Doctor Pablo Sandoval Ramírez.

En el auditorio de la Facultad de Medicina se reunieron los suyos, su familia, sus amigos, y actores políticos de la entidad que no se identifican con la izquierda, como el Gobernador del Estado, Héctor Astudillo Flores y el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, pero que estuvieron ahí para reconocer al hombre, al académico y al político que murió hace 20 años.

De la dinastía Sandoval, los anfitriones presentes, la esposa y los hijos del primer diputado federal de la izquierda que llegó a la Cámara por la vía uninominal donde se le reconoció su participación en la tribuna como extraordinario orador y político.

Entre ellos, la Secretaria de la Función Pública, la doctora Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, su esposo,  el académico y periodista John M. Ackerman; el delegado del Gobierno Federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros y el subsecretario, el profesor de la Iveto y funcionario público Netzaí de iguales apellidos y la madre de ellos, la profesora Irma Ballesteros.

Una orquesta de cámara abrió la ceremonia con temas clásicos y música guerrerense.

Después los discursos. El rector de la UAGRo anunció la creación de la cátedra universitaria que llevará el nombre del sindicalista y ex militante del Partido Comunista Mexicano (PCM) y fundador del Partido Socialista Unificado de México (PSUM); del Sindicato de a trabajadores de la UNAM (STUNAM) y del Sindicato Único Nacional de Trabajadores Universitarios (SUNTU).

Sandoval Ramírez, de perseguido político del figueroismo a líder nacional de la oposición a los gobiernos priistas, muerto a los 56 años de edad, fue reconocido en un México que busca su transformación por cuarta vez.

Astudillo Flores destacó la personalidad del guerrerense de quien reconoció su aporte a la lucha social y dijo que lo invitaron a estar en el homenaje  que “acepte inmediatamente”.

“El Doctor Pablo Sandoval  es un guerrerenses que bien vale recordar, un hombre bien forjado en sus ideas, hombre ilustre. Eso habla muy bien de ustedes, sus hijos, al honrar a su padre”, destacó el Gobernador.

Los tres hijos de Pablo presentes recordaron la memoria de su padre, pasando por las anécdotas familiares íntimas que eran su contribución pública a la lucha social.

Irma Eréndira cerró con una emotiva participación al recordar la frase escrita en un papel amarillo en el escritorio de su padre, frase que comprendió años después en la edad adulta: “luchar y ser derrotado, luchar y ser derrotado, luchar y ser derrotado…hasta alcanzar la victoria”. Así fue la vida de Pablo y de la izquierda mexicana.

Después de la formalidad, involuntariamente, el evento se transformó en un evento político para abrazar al líder de lo que aquí ya llaman el sandovalismo, una expresión política que rodea el liderazgo del delegado del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval, y del planeta mayor, la secretaria del gobierno federal, Eréndira Sandoval, inexorablemente candidatos a puestos de representación popular en las elecciones del 21.

Los diputados locales y regidores del municipio de Acapulco allegados al sandovalismo presentes. El síndico Javier Solorio encabezando al grupo político local.

La presidenta municipal de Acapulco, Adela Román Ocampo, solo envió a su avanzada de guaruras, ella ausente, ni sus luces y deja pasar la oportunidad de hablar con dos funcionarios federales presentes, Eréndira y el secretario de la Juventud, Guillermo Santiago Rodríguez.

El líder político de la corriente de la alcaldesa, César Núñez, llegó cuando el evento ya había iniciado. Su sobrino, el diputado Arturo Martínez Núñez, presente desde el inicio y ausente, solitario, en su nube.

Sin embargo, los campeones de la mezquindad política morenista, algunos diputados que no simpatizan con el sandovalismo pero si con el oficialismo priista, hasta votan con ellos, no asistieron.

Como también no se vio a Marcial Rodríguez Saldaña, Alberto López Rosas, Félix Salgado Macedonio, tampoco a Luis Walton que ya levantó la mano y dice que buscará la candidatura del partido gránate al gobierno del estado.

Representantes de la oposición, miembros de la oligarquía cevichera, como Jorge Laurel, Alejandro Martínez Sindney, el notario Jorge Ochoa, quien levantó el puño para gritar “Pablo, Pablo, Pablo”.

Unas horas después de concluido el evento formal, el delegado era saludado, abrazado, por los asistentes que le brindaban su apoyo,

Un grupo numeroso de Morenos lo abrazan y se auto constituyen en el Comité de Apoyo para la candidatura de Pablo Sandoval. El delegado inmutable, con una sonrisa abierta a todos ellos, no les dice si, no les dice no.

Solo se deja querer mientras en el salón resurge la consigna y festejo que pone feliz a la mayoría: ¡Pablo, Pablo, Pablo! .

A algunos, los pocos que asistieron por cortesía, el grito les asustó, les paralizó, les congeló la sonrisa como un tic a lo guasón.