AMLO: había rezagos del conservadurismo en Hacienda

Por: Jaime Hernández Hernández / Bajo Palabra

Ciudad de México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador reconoció que tuvo diferencias con el ahora ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa en lo que respecta a la conducción de política económica del país, concretamente en lo que se refiere al Plan Nacional del Desarrollo y la Banca de desarrollo. Negó cualquier conflicto de interés.

“No hay corrupción, ni conflicto de interés, no existe ninguna prueba, ningún hecho. No hay ningún crédito otorgado a ningún familiar, a ningún funcionario”, aseveró en su conferencia de prensa mañanera.

“Yo tuve diferencias con Urzúa, él es un hombre con criterios y tuvimos entre otras discrepancias en el Plan de Desarrollo y la versión que quedó es la que yo autoricé porque había una concepción de inercia neoliberal y había que marcar la diferencia».

«El Plan de Desarrollo que se presentó es un plan liberal para no continuar con las políticas neoliberales. Otra diferencia es con la Banca de Desarrollo que le encargué a Alfonso Romo y no había acuerdos entre ellos. Eso era algo evidente tenían diferencias y con otras áreas”, dijo.

El presidente anunció que el Plan Nacional de Desarrollo se va a editar y distribuir, «si se puede, casa por casa para que todos conozcan cuál es el nuevo proyecto de nación, porque algunos dicen, ya no es neoliberalismo entonces qué es ahora.

Pues sólo es cosa de acuñar el título, yo podría decir: libertad, justicia, democracia y soberanía. ¿Cuál es el modelo?: crecimiento con bienestar. Es cosa de buscar el título pero ya no es lo mismo».

Explicó que antes la banca de desarrollo se utilizaba para favorecer a los allegados al gobierno. Como por ejemplo el crédito a una planta de polietileno con Calderón.

El crédito a Odebrecht se lo dieron también con Calderón. El crédito para las plantas de fertilizante, también fue crédito de la Banca de Desarrollo, eso ya no sucede en este gobierno, ni sucederá.

“Hubo diferencia en el nombramiento del director de Nacional Financiera que Carlos no estaba de acuerdo con ese nombramiento”, dijo.

López Obrador sostuvo que otro punto de vista del nepotismo es que se le condonen impuestos «a los de mero arriba», pues eran miles de millones de pesos que no pagaban.

“Ya no vamos a seguir con la política neoliberal en el gobierno”, afirmó.

López Obrador dijo que Urzúa le comentó que quería anunciar su renuncia el sábado para no afectar los mercados.

“Pero le dije que no podíamos esperar al sábado y le dije que ya, lo más pronto posible, vámonos. Hubo ajustes, al peso, pero el peso está  fortachón y se va a seguir recuperando, tenemos políticas públicas sanas y buena recaudación, hay manejo del presupuesto ordenado. No hay más gasto de lo ingresa, no tenemos déficit, no está creciendo la deuda, ha bajado la inflación. Estamos bien”, sostuvo.

También aceptó que tuvo diferencias con Germán Martínez, a quien agradeció “porque me ayudó en un tiempo”. “Pero nada es extraño, esto es así porque los cambios van”.

Vamos hacia adelante a pesar de las discrepancias, los cambios van”. En la conferencia mañanera de este día, el Ejecutivo federal manifestó que están comprometidos a cambiar la política económica neoliberal que empobreció a una mayoría y enriqueció a una minoría.

“Nosotros estamos iniciando una etapa nueva, después de 36 años de política neoliberal”.

Planteó que “el pensamiento conservador siempre va existir, hay que tenerlo claro y no estar pensando en que habrá una sociedad perfecta en que todos pensamos de la misma manera, de que hay un pensamiento único, no. Hay que acostumbrarnos a que debe haber debate, discrepancias, respetar el derecho a disentir y a las libertades que son sagradas”.

Dijo que  la gente votó para que se hicieran cambios en la política económica y podríamos decir que se trata de una ruptura.

Afirmó que el proceso de transformación, es como una ruptura: «he dicho que no es un simple cambio de gobierno, es cambio de régimen, esto lleva a a que haya puntos de vista discrepancias, que se produzcan diferencias en el interior del mismo grupo».

Por otra parte, el presidente indicó que tomó la decisión de centralizar las compras en la Oficialía Mayor: la compra de las medicinas, papel, alimentos y combustibles.

«Di a conocer que llevamos ahorros 113 mil millones de pesos, la que está a cargo que se cumpla este propósito es Raquel Buenrostro y tenemos el compromiso de ahorrar 200 mil millones de pesos. Es ella la responsable de marcar las reglas y mecanismos para realizar las compras”, apuntó