Capharnaüm “La Ciudad Olvidada”

Por Alfonso Juárez

Qué le motiva a un niño, preso y quien no sabe su edad, a demandar a sus padres ante los tribunales de justicia por haberlo traído al mundo.

Capharnaüm (Libia,2018) de Nadine Labaki, denuncia las entrañas de la pobreza, la falta de fe y esperanza en una ciudad quizá olvidada ante los ojos de Dios.

En la mirada triste y extraviada de Zain (Zain Al Rafeea) se refleja la carga de un mundo hostil, en el que constantemente lucha por sobrevivir.

Es Libia o cualquier lugar de un mundo en donde la miseria se observa desde lo alto, en techos sucios, lleno de cosas; al interior de las casas el hacinamiento de familias que apenas tienen para comer.

Dentro de un cuarto ocho niños duermen juntos y comparten el mismo suelo, la misma precariedad de unos padres ausentes.

Las tragedias diarias se viven y la vida se parte para Zain cuando su padre y madre deciden entregar a Sahar (Cedra Izam), de 11 años de edad, al dueño de una tienda.

Una travesía cargada de dolencias se respira a cada minuto en las paredes de una ciudad vieja, calles destruidas y un parque de diversiones abandonado.

La migración, el racismo, las clases sociales, lo gobiernos, son las prisiones de una humanidad doliente en Capharnaüm.

Un infante de brazos ahora es la responsabilidad de otro niño quien audaz y sagaz busca las maneras para sobrevivir.

Y aunque resultara paradójico la desesperanza también es un camino para reencontrarse como ser humano.

Es en este universo de lo caótico en donde se asoman los visos de la esperanza a través de la mirada de un niño.