Historias del agandalle militar del agua en Acapulco

Akapulco Tropical

Por Misael Habana de los Santos.

Acapulco, Gro. 28 abril 2019. Fue el robo de agua a un tanque de la población civil de Cumbres de Llano Largo perpetrado por militares a lo largo de seis meses la gota que derramó el vaso y enturbió “la pacífica” relación entre los mandos de la IX Región militar y los pobladores de este lugar que viven en la parte alta de la bahía de Acapulco.

De acuerdo a los ejidatarios, la mayoría ya muertos, los que fueron despojados de sus tierras, primero por voraces empresarios y políticos, después por la Secretaria de la Defensa Nacional(SEDENA) la que en 1990 supuestamente invadió la reserva ecológica que había sido decretada en 1980 como Parque Nacional El Veladero (en la actualidad estatal) para instalar ahí los mandos de la IX Región Militar.

Antes de la llegada de los militares, el gobierna federal a través del Fideicomiso Cumbres de Llano Largo construyó a los cumbreños para resarcir el despojo, además de la indemnización, pavimentó las calles del pueblo y dos tanques gemelos de agua con capacidad de 730 metros cúbicos cada uno para surtir las necesidades de sus habitantes.

En 1988 inició la construcción de la IX Región Militar y desde ese momento el personal de la Sedena se apropió de uno de los tanques de Cumbres de Llano Largo.

Dos años después se trasladó aquí la 27 zona militar que estaba en El Ticuí, Atoyac, y el personal que se desempeñaba en las instalaciones del Fuerte de San Diego.

Con personal militar y civil , muchos de Cumbres de Llano Largo, se construyeron instalaciones administrativas y deportivas, así como una elegantes residencia “presidencial”, con alberca con vista al mar y cancha de tenis, casas para oficiales, casa club, áreas verdes, etcétera, los que requiere alto consumo de agua.

La actual Novena Región Militar, un vergel con vista al mar, cuenta con un tanque al interior de sus instalaciones con capacidad aproximada para mil 500 metros cúbicos lo que desde la crisis en Acapulco por falta de agua vienen llenando con los que toman de los tandeos que corresponden a sus vecinos, Cumbre de Llano Largo, Joyas de Brisamar y Nuevo Asentamiento Icacos, según dio a conocer personal técnico de la Capama.

Ante la protesta y presión de los habitantes de Cumbres de Llano Largo el personal técnico de Capama descubrieron “el robo” del líquido del tanque de Cumbres de Llano Largo por soldados de la Novena Región Militar los que al ser descubiertos dijeron que si no lo hacían así eran arrestados. Y así lo hicieron al menos durante los últimos seis meses en que los civiles carecieron del líquido.

El pasado jueves líderes de sociales de la colonia Cumbres de Llano Largo y personal de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (Capama), colocaron cadenas y candados a la bomba de su tanque de almacenamiento, luego que el Ejército mexicano optara por robar parte del líquido ante el desabasto que existe en la ciudad. A las pocas horas de haber tomado esa decisión el tanque se comenzó a llenar.

Por esto líderes de la población le informaron a la Capama que en los próximos días van iniciar acciones para recuperar el otro tanque que ilegalmente y por la fuerza se apropió el Ejército.

El fin de semana personal de Capama descubrió que las válvulas que llevan el agua a la exclusivo fraccionamiento de Joyas de Brisamar, habitado por políticos usufructuarios del dinero público, también eran manipuladas por militares de la IX Región Militar.

“Desde hoy Nuevo Asentamiento Icacos tienen agua parte alta y la parte baja. El tanque de agua de Los Rancheros se está llenando. Hoy con la vigilancia del personal de Capama, en tan solo 4 horas, y sin el huachicoleo del agua por los soldados, el tanque de Cumbres de Llano Largo se llenó a un cuarto de su capacidad” dijo un ingeniero de Capama a Al Tanto Guerrero.

La lucha por el agua aquí, entre civiles y militares, ha contaminado el proceso electoral que se avecina para el relevo de delegado.

Las dos partes tienen candidatos. Uno de ellos, y candidato apoyado por la novena región militar es el coronel retirado José Raúl Celedón, que ante la crisis del agua declaró que está era consecuencia “porque los tanques están abandonados” y no porque se robaran el agua los soldados.

El otro es el que apoya la sociedad civil que propone, entre otros puntos, la recuperación de uno de los tanques gemelos de agua que se apropió la Novena Región Militar.